¿CÓMO SE HACE LA MICROPIGMENTACIÓN?
Teniendo en cuenta que la micropigmentación es una dermopigmentación (una pigmentación de la piel), se depositan pigmentos en la zona que se desea pigmentar con la ayuda de una aguja, solo a nivel epidérmico.
Si bien es cierto que el proceso provoca una cierta incomodidad, no es en absoluto doloroso. Obviamente, todo depende de la sensibilidad de cada persona y de la zona a micropigmentar (los ojos y los labios, por ejemplo, son más sensibles que las cejas), una hora antes de la aplicación te protegemos la zona deseada con una crema anestésica que reducirá al máximo las molestias.

¿CUÁLES SON LAS ZONAS QUE SE PUEDEN MICROPIGMENTAR?
Por motivos estéticos, las zonas a micropigmentar o a maquillar de forma permanente o semipermanente son los labios, los ojos y las cejas.
Por lo que respecta a las cejas, teniendo en cuenta que son el marco de la cara, hay que considerar la opción de la micropigmentación como una alternativa para realzar nuestra mirada. Esto se consigue rellenando con micropigmentos los pequeños huecos que hay entre pelo y pelo. Por supuesto esto se lleva a cabo de una forma tenue y natural, ya que el objetivo de la micropigmentación de cejas no es que se note el trabajo realizado, sino que sencillamente te veas mucho mejor.

¿CUÁNTO DURA?
Que la micropigmentación también se conozca como maquillaje permanente no significa que se realice una vez y dure para toda la vida. No se trata de un tatuaje, si es lo que tenías en mente. La micropigmentación tiene una duración limitada y requiere ciertos retoques.