Contamos con distintos procedimientos, fórmulas y tratamientos faciales para solucionar problemas específicos según el tipo de piel (sensible, deshidratada, grasa, fotoenvejecida y flácida).

A través de un primer estudio, se determina qué tipo de tratamiento facial será el más adecuado y sobre todo en qué regiones críticas se debe actuar.
Nos permite ofrecer a cada paciente el tratamiento facial más óptimo para él.